Origen de las costumbres navideñas en México y Yucatán

Costumbres navideñas en México y Yucatán

Hace más de 400 años que se llevan a cabo las “posadas” en México. Se cree que su inicio se dio en San Agustín Acolman, a unos 40 kms de lo que es hoy Ciudad de México. Costumbres navideñas en México y Yucatán.




En esa época, la celebración era muy diferente a la actualidad. Esta práctica se inició en 1587, cuando fray Diego de Soria obtuvo una bula (permiso) del Papa Sixto V, donde se autorizaba la celebración de unas misas llamadas de “aguinaldo” en los atrios de las iglesias de la Nueva España. En Yucatán, muy probablemente llegó esta costumbre en muy poco tiempo.

Costumbres navideñas

Dichas fiestas de “aguinaldo” consistía en la proclamación de la misa, pero intercalada con pasajes y escenas relativas a la Navidad. Les daban pequeños regalos a los indígenas que participaban e incluían cantos populares, piñatas, luces de bengala y cohetes.




Fue en el siglo XVIII, que el festejo salió de las iglesias, para irse a los barrios y casas, en un ambiente más familiar. Este hecho fue lo que popularizó más esta costumbre.

 

Con el paso de los años, se le fueron agregando nuevos elementos como: ofrecer comida, el baile, y la petición de aguinaldo que se asignó a grupos de niños y jóvenes, que quizás posteriormente derivó en las “ramas” o “ramadas” de hoy en día.

 

El árbol de Navidad

Según la leyenda que en el siglo VIII había un roble consagrado a Thor en la región de Hesse, en el centro de Alemania. Cada año, durante el solsticio de invierno, se le ofrecía un sacrificio. El misionero Bonifacio taló el árbol ante la mirada atónita de los lugareños y, tras leer el Evangelio, les ofreció un abeto, un árbol de paz que “representa la vida eterna porque sus hojas siempre están verdes” y porque su copa “señala al cielo”.

Costumbres navideñas en México y Yucatán

 

A partir de entonces se empezaron a talar abetos durante la Navidad y por algún extraño motivo se colgaron de los techos de forma invertida. Se cuenta que el teólogo Martín Lutero puso unas velas sobre las ramas de un árbol de Navidad porque centelleaban como las estrellas en la noche invernal. Dos ciudades bálticas se disputan el mérito de haber erigido el primer árbol de Navidad en una plaza pública: Tallin (Estonia) en 1441 y Riga (Letonia) en 1510. Unos comerciantes locales instalaron un abeto en la plaza del mercado de Riga, lo decoraron con rosas artificiales, bailaron a su alrededor y finalmente le prendieron fuego.




Lo cierto, entretanto, es que en ese mismo siglo XVI, el abeto de Navidad ya era montado en el coro de las iglesias de Alsacia.

 

La Iglesia adopta el árbol de Navidad

 

¿Por qué dentro de las iglesias? —Porque ese árbol tiene un significado simbólico grandioso, generalmente ignorado: representa el árbol del Paraíso, y por eso se lo adornaba con manzanas, para recordar la fruta de la tentación y del pecado de nuestros primeros padres.

Pero también llevaba representaciones de hostias, figurando la gracia santificante que es el fruto de la Redención, además de ángeles, estrellas de papel y muchas otras decoraciones.

 

Al introducir en la Navidad tal símbolo del árbol del Paraíso, la Iglesia Católica establecía un puente entre el pecado de Adán y Eva de un lado, y del otro lado la virtud de Jesucristo, el nuevo Adán que vino a regenerar la humanidad, nacido del seno virginal de la nueva Eva, María Santísima.



Y los simbolismos maravillosos se multiplican, pues también el Árbol de Navidad nos recuerda el madero de la Cruz, terrible precio de nuestra salvación. Por eso en el siglo XIX ya era conocido en algunos países europeos como el “Árbol de Cristo”.

 

Esta costumbre pagana evolucionó, y a mediados del siglo XIX, la iglesia católica aceptó el “árbol de Cristo”, como parte de las tradiciones de Navidad, conviviendo desde esos tiempos con el tradicional Nacimiento o Pesebre.

 

Origen del árbol de Navidad en México

 

Una versión quexiste de como llegó esta costumbre a México, dice que fue el Emperador, Maximiliano de Habsburgo, quien recién llegado de Europa, lo trajo en 1864. El Palacio Imperial de Chapultepec apareció adornado con el árbol de Navidad.

Esta novedad en decoración causó furor en la alta sociedad mexicana, quien la adoptó inmediatamente, desplazando por un tiempo los nacimientos. Como consecuencia, se cree que desde entonces, en Yucatán también llegó esta costumbre. Maximiliano y Carlota se imponían en moda y normas ante la sociedad mexicana.

 

De: National Geographic, WikiMexico

Deja una respuesta