Gran Fábrica Yucateca de Chocolates

Industria yucateca la fábrica de chocolates en 1917

El espíritu de progreso de los industriales yucatecos se ha demostrado más de una vez con la subordinación de la competencia mercantil a planes de mejoramiento y economía en los medios de producción, para poder dar a los consumidores, artículos mejores y más baratos.

Gran Fábrica Yucateca de Chocolates

Con esto se realiza el sabio principio de que “vender mucho y ganar poco” es mejor negocio que el de mantener la mercancía en los escaparates y vitrinas y efectuar crecida ganancia a largos intervalos.

   

En Mérida existían cinco fábricas de chocolate, consideradas importantes, por la organización a que habían llegado y los capitales que movilizaban. Nadie ignora que la fabricación de chocolate, en la generalidad de las veces con impurezas de manoseo, exposición al aire libre y contacto con toda clase de insectos, es industria tan vulgarizada que no hay vieja que llegue a contar con una piedra de moler y algún dinero para la compra de pocas libras de cacao, que no establezca su fábrica y venda sus productos a domicilio, entre amistades y conocidos, con la principal recomendación de haber sido elaborados en casa.

Gran Fábrica Yucateca de Chocolates

Fábricas que se fusionaron en 1900

Las cinco fábricas que mencioné antes, son recordadas todavía. Éstas eran: “Las Delicias“, “La Marina“, “La Especial“, “La marca O” y “La Ambrosía“. Eran sus propietarios los señores Don Daniel Arjona, Espinosa y Cía., Don José Vales Castillo, Don Rafael Otero Dondé y Don Jacinto Lizarraga.

Con muy buen acuerdo, el 23 de febrero de 1900 resolvieron unir sus intereses en una sola negociación, eligiendo de Gerente al Sr. Lizarraga. El 30 de abril de 1902, fue sustituido por el señor C. Cepeda V., principal accionista de la empresa, quien dura todavía en la dirección y manejo de la misma (a la fecha original de esta nota de 1917).

   

Una visita reciente a los diversos departamentos de la “Gran Fábrica Yucateca de Chocolates” nos convenció de las vastas proporciones que ha ido tomando el negocio, y de la completa regularidad y limpieza con que se elaboran todos sus productos.

Gran Fábrica Yucateca de Chocolates

En la elección de maquinaria se ha procedido buscando la más perfecta, cualquiera que sea su costo y procedencia. Las mezcladora y las afinadoras, de piedra de granito, son de fabricación alemana y francesa. Las tostadoras y peladoras de cacao de manufactura americana. El motor que impulsa toda la maquinaria, de origen inglés. Las diversas máquinas del departamento de dulcería, movidas por electricidad, tienen sello americano.

   

Volúmenes anuales de compras y ventas

La producción de la fábrica se vende únicamente por los Estados de Yucatán, Campeche y Tabasco. Algunos datos: la compra de cacao, al año, asciende a doscientos mil kilos y de canela a diecisiete mil. Su elaboración anual fluctúa alrededor de quinientos mil paquetes, de trescientos sesenta a cuatrocientos gramos cada uno.

Vea también: Imágenes de la hacienda henequenera San Lorenzo Aké de los 1930s

Aunque el negocio principal de la Compañía es la elaboración de cacao para producir chocolate, también prepara café tostado y molido en cantidad aproximada de sesenta mil kilos al año.

Anexo a los de elaboración del chocolate, se ha creado también un departamento para la fabricación de dulces, de los llamados corrientes, que tienen gran demanda en el interior del Estado y en los de Campeche y Tabasco.

Actualmente están instalándose refrigeradores, calentadores y toda la maquinaria necesaria para la fabricación en grande escala, de chocolate a estilo francés y español, para la exportación a otros Estados de la República.

   

También fabrican jabón

El edificio propiedad de la Compañía, se compone de amplios departamentos de tostado, molido, entablillado y empaque de chocolates, así como de dulcería. También de fabricación de jabón, otra industria que se ha iniciado con muy favorables perspectivas, por la aceptación que ha encontrado en el público, obligado a que se la establezca con gran impulso.

También se dispone de grandes almacenes para los productos elaborados; de refrigeradores montados a estilo moderno; espaciosas caballerizas y depósitos de vehículos, para el pronto despacho de los artículos mencionados; talleres de carpintería e imprenta; motores y aparatos especiales para obtener agua en grandes cantidades y purificarla.

La construcción es moderna y a propósito para el negocio que iba a establecerse en ella; bien ventilada; y en todos los trabajos se advierte la más rigurosa limpieza.

Los empleados son examinados por la Dirección General de Salubridad e Higiene del Estado, que entrega a cada uno un certificado de buena salud, cuando está justificado.

El Consejo de Administración se compone de un Presidente, tres Vocales, un Secretario y dos Comisarios.

   

Como nota especial puede darse la de que esta compañía ha sobrevivido, desde su fundación, a más de treinta sociedades anónimas, que pensaron hacerle competencia y han desaparecido.

Problemas económicos a nivel nacional

Otra nota importante es la de que a pesar las grandes dificultades porque han atravesado todas las empresas del país, con motivo de la introducción del papel moneda, primero, y de su conversión al patrón plata después. La “Gran Fábrica Yucateca de Chocolates” sólo ha dejado de repartir dividendos en dos ocasiones anuales, aunque sin experimentar pérdidas.

Sus productos son poco variados, debido a la resistencia del público a adoptar el chocolate a estilo francés y español. El hábito tradicional de la gente ha sido más fuerte que la más intensa propaganda.

   

Preferencias del consumidor

Se prefiere el cacao sin dulce, de elaboración parecida a la doméstica, que adolece de tantas imperfecciones, al chocolate más refinado y mejor presentado, de tipos que encuentran consumo en todos los países del mundo. Tampoco se fabrica cacao en polvo, aunque no faltan consumidores del extranjero, mucho más costoso y, probablemente, no tan puro ni de buena calidad, como el que pudiera darse aquí.

Son fenómenos sociales contra los cuales el industrialismo no consigue sino avanzar muy lentamente, al tratar de imponerse a las preocupaciones dominantes, y aún no encontrando expansión y éxito, sino con el desaparecimiento de las generaciones que oponen una resistencia inconsciente, pero irreductible por lo tenaz.

De: El Semanario Ilustrado 1917

Haga clic en la siguiente imagen y vea los automóviles que participaron en el Rally Maya 2018:

Yucatan Ancestral Chevrolet Bel Air 1957
Yucatán pasado glorioso