Costumbre de tomar el fresco

El vicio de sentarse en las puertas. Una disposición policial de 1917. Boletín policial. Costumbre de tomar el fresco.

Costumbre de tomar el fresco
De: Internet

Una vieja costumbre que poco a poco fue transformándose en “arraigado vicio”, acaba de ser cortada para evitar frecuentes accidentes ocurridos en los cuales siempre se lamentan desgracias personales.

Hace años, seguramente desde la época primordial de Mérida, las familias adquirieron la costumbre de sentarse en la puerta de sus casas, interrumpiendo el tránsito público bajo el mero pretexto del calor.

   

¡Efectivamente hace en Mérida un calor extremo!

Los turistas y comerciantes viajeros del exterior que vienen a esta Ciudad, toman como un signo de curiosidad ese simpático vicio de sentarse en las puertas a tomar el fresco.

De: Internet

Los transeúntes, quizás no lo tomen como muy simpático.

Vea también: Mérida a través del tiempo en filmes

Esto, tal vez no hubiera llegado a multiplicarse, pero se deduce que todo está en quien lo use. Al principio fue de familias de alto rango colonial y luego poco a poco fue bajando de linaje hasta llegar a la modestia humilde del obrero que también fue adquiriendo la costumbre de salir a la puerta de su casa.

   

Más tarde la metamorfosis fue demasiado rápida, se llegaron a formar grandes reuniones, alcanzando varios metros del pavimento dedicado a los vehículos.

Incremento en los accidentes

Infinidad de ocasiones se dieron casos de accidentes, con particularidad a la vuelta de las cuadras y hoy, para evitar que los veraneantes capitalinos y capitalistas inclusive, vecinos de esta noble y muy culta ciudad, sean atropellados y lastimados en sus personas, la Inspección de Policía ha dado orden a todos los Agentes del Cuerpo, para evitar sean formadas reuniones familiares en la calle que tan lejos nos lleva de nuestra civilización y tan cerca nos pone de los vicios de provincia.

Costumbre de tomar el fresco
De: Internet

Esta explicable razón, es por sí sola poderosa y fuera de constituir un abuso de autoridad o atropello personal, es una prevención para accidentes y una molestia menos para los transeúntes.

   

Estas reuniones se explican fuera de la ciudad donde no transitan con mucha frecuencia los automóviles, carruajes, bicicletas, tranvías, etc., pero en el mero centro es donde hay que evitarlas.

Ya la advertencia quedó hecha en la prensa de información y por lo que a nosotros toca, nos permitimos recordarla para evitar el desagradable incidente de recurrir a la policía para levantar a las respetables familias meridanas.

Por: Champan.

ACTUALIZACIÓN 2021: Al hacer una búsqueda en Google, encontré que esta costumbre de tomar el fresco a la puerta de la casa, es también muy popular en varias regiones de España.

Mira el siguiente vídeo: Iglesia y ex-convento de Santa Clara de Asís en Dzidzantún, Yucatán:

Mérida Yucatán recuerdos