El Petén Itzá Yucatán o Guatemala 2

Lo que a continuación veremos, es la transcripción de la segunda parte del estudio e informe que presentó el presbítero don Crescencio Carrillo y Ancona a propósito de esta controversia en 1874, y que está incluido en el libro “Historia de las desmembraciones del Estado de Yucatán efectuadas por el Gobierno Nacional” Bernardino Mena Brito (1954). El Petén Itzá Yucatán o Guatemala 2.

5°. – Llegado el tiempo de la emancipación política de las colonias españolas, todos saben que a México se unieron libre y espontáneamente Yucatán y Guatemala, para formar una sola nación al proclamar su independencia, constituyendo, bajo el Plan de Iguala y D. Agustín de Iturbide, el Imperio Mexicano. Así no pudo haber motivo alguno de que surgiera la cuestión de límites, porque los tres pueblos unidos venían a formar una sola agregación política, quedando el territorio todo como había estado en su condición de colonia bajo el gobierno español. El Petén Itzá Yucatán o Guatemala 2.

Yucatán se unió a México

Pero bien pronto Guatemala, en uso de su derecho, quiso constituirse en nación por sí sola, mientras que por su parte Yucatán quiso permanecer confederado con México, presentándose así al punto la cuestión sobre si Petén-Itzá, como territorio intermedio entre Yucatán y Guatemala, habría de pertenecer a éste o a aquel.

El Petén Itzá Yucatán o Guatemala 2

Ya vimos que el Petén, por su origen y por su naturaleza toda, era un pueblo esencialmente yucateco. Sólo faltaba pues, si hemos de colocarnos en lo más riguroso de la cuestión, que al entrar a él, como las otras provincias hispano-americanas, en el goce de su libertad y autonomía, declararse su voluntad, o de conservarse por sí sola si podía, o de unirse a otro Estado, cual fuese éste.

   

Declaración de voluntades para constituirse como nación

En efecto; el gobierno provisional de Guatemala había dado la circular de 30 de noviembre de 1821, para que los pueblos declarasen su voluntad acerca de constituirse en nación o de permanecer incorporados al Imperio mexicano.

Vea también: Mutilaciones del Estado de Yucatán

Tan pronto que los peteneros o Itzalanos tuvieron noticia de esta circular, que fue bien tarde por causa de actos maliciosos, o por su distancia y aislamiento, o más bien por una y otra causa, “pusieron en movimiento (así leemos en uno de los documentos que a la vista tenemos), pusieron en movimiento a sus respectivos ayuntamientos, y para no perder tiempo los impulsaron a reunirse todos en la cabecera del Distrito – entonces provincia -, y ellos, unidos a las autoridades civiles, militares y eclesiásticas, y a los vecinos capitalistas y hacendados de más consideración, compusieron una junta general que pronunció solemnemente su voluntad de unirse a Yucatán, acordando esta unión por un acta firmada en 31 de marzo del año 1823, por sesenta individuos, y proclamada por el pueblo, en la cual se expresan los motivos de conveniencia e interés general en que se apoya su acuerdo, etc.

   

Abuso de Guatemala sobre el Petén-Itzá

6°. – Como no era del agrado de Guatemala, ya constituida en república, la resolución libre y soberana del Petén-Itzá, abusó de la debilidad y pequeñez de este pueblo, digno sin duda alguna de mejor suerte, perdido como está en la inmensidad de las florestas tropicales, de las montañas, lagunas y ríos desconocidos, lugares amenos y prodigiosamente accidentados, tan vírgenes como hermosos y fértiles. Guatemala hizo punto omiso de las declaraciones del Petén, encarpetó la voluntad de un pueblo y se propuso sujetarle, tratándole como a una colonia suya, aún cuando en lo eclesiástico siguiese perteneciendo, como siempre había pertenecido, a Yucatán, y por consiguiente a la metrópoli de México.

1865, véase las fronteras en el sur de Yucatán

Protestas del pueblo del Petén

7°. – No por esto dejó de protestar el pueblo del Petén, pues envió procuradores a Yucatán y a México, situándolos especialmente en la capital de la República, en Mérida, capital del Estado de Yucatán, y en Campeche, cabecera del entonces Distrito, con quien sostenía más íntimas relaciones de unión y comercio, siendo notabilísimo un documento fechado en la villa del Petén a 1° de diciembre de 1828, cuyo sólo título es toda una protesta y el resumen más completo de cuanto llevamos asentado, pues se intitula:

Manifiesto de la justicia y derecho que el distrito de Petén-Itzá tiene para la reivindicación que ha pretendido y reitera de su agregación al Estado de Yucatán, a que pertenecía en lo civil y eclesiástico, y por un despojo arbitrario fue agregado al reino de Guatemala en lo primero, permaneciendo únicamente en lo segundo.”

   

Este importantísimo documento, que suscrito bajo el rubro de Los procuradores itzalanos por treinta personas autorizadas, fue remitido al gobierno mexicano, imprimiose en la ciudad de Campeche, por José M. Corrales, año de 1829.

1865

Expediente sobre la unión del Petén a Yucatán

Poseemos un raro ejemplar de las colecciones del Museo Yucateco, y puede ser que el original se encuentre en los archivos de México, donde deberían encontrarse otros documentos respecto de este asunto, y entre ellos, un “Expediente instruido sobre la unión del Petén a Yucatán,” y unos ocursos o manifiestos, etc., hechos por los procuradores allá enviados por parte del Petén, en que creemos que pudo haber servido un Sr. Fajardo, vicario que fue del mismo Petén, y que hizo viaje a México desde aquellas remotas montañas, por asuntos públicos, según testimonio que repetidas ocasiones escuchamos del Sr. Dr. D. Tomás D. Quintana, hermano que fue del célebre yucateco D. Andrés Quintana Roo, que fue ministro. El Petén Itzá Yucatán o Guatemala 2.

8°. – ¿Quién, a vista de estas pruebas podrá dudar del mutuo derecho que el Petén-Itzá y la península de Yucatán tienen de pertenecerse entre sí en la confederación mexicana? ¿Quién podrá dudar, en vista de nuestra historia social y política, es obvia solución que corresponde a esta grave cuestión de derecho internacional entre México y Guatemala?

Por esto hemos tomado con gusto la pluma para hacer estas someras, pero demasiado expresivas por sí e importantes apuntaciones, de que dependerá del buen arreglo de las operaciones diplomáticas entre dos naciones hermanas; apuntaciones de que hacemos especial dedicatoria a la R. Sociedad Mexicana de Geografía, Estadística e Historia, como una humilde tarea con que tiene la honra de cooperar con ella en sus nobles labores, el menos digno de sus miembros.

Crescencio Carrillo y Ancona
Presbítero

Mérida, septiembre de 1874

Secuencia fotográfica del Museo de los Ferrocarriles de Mérida 2012: