Sacrificios humanos de los mayas

En todas las culturas se crearon los seres sobrenaturales a los que les atribuían poderes sobre las cosas. Era la antigua forma de explicar lo inexplicable. El origen de los dioses y las religiones. Sacrificios humanos de los mayas.

En las culturas mesoamericanas, los dioses eran principalmente las cosas que en un principio no tenían una explicación para ellos. En la civilización maya encontramos entre otros, a los dioses: del fuego (Kauil), de la lluvia (Chaac), del sol (Kinich Ahau), del amor (Ixchel), del maíz (Yum Kaax).

Sacrificios humanos de los mayas
Imagen ilustrativa

Los Mayas practicaban los sacrificios humanos. Hacían ceremonias y utilizaban ídolos para adorar a sus dioses. Así mismo, efectuaban sacrificios de animales y de humanos, donde se ofrecían a sus dioses, los aún palpitantes corazones de esos seres, a cambio de un beneficio solicitado.

   

La cruz y demás símbolos cristianos

Cuando llegaron los españoles, usando la religión cristiana, su cruz y demás símbolos, forzaron a los naturales a dejar en el olvido sus antiguas creencias y rituales, para convertirse al cristianismo y adoptar una vida civilizada.

Vea también: Lotería del Ferrocarril Mérida – Progreso

La historia dice, que junto con los conquistadores llegaron los primeros frailes y religiosos, para iniciar la tarea de evangelización de la población nativa. Su propósito era “extirpar las idolatrías indígenas y luchar contra sus demonios”.

A pesar de los esfuerzos de los frailes franciscanos, no lograron acabar con esas muy arraigadas costumbres. Siendo ya bautizados y evangelizados, les prohibieron los sacrificios de animales y de otras cosas, así como su sangre propia. Aún así, buena parte de los indígenas mayas seguía practicando en la clandestinidad los rituales de adoración a sus dioses.

Sacrificios humanos de los mayas
Imagen ilustrativa

Hay documentados casos en los que indígenas seguían practicando los sacrificios:

Fue a principios de mayo de 1562, dos jóvenes advirtieron a Fray Pedro de Ciudad Rodrigo, guardián del convento de Maní, haber encontrado ídolos y calaveras en una cueva. El fraile inició las pesquisas, y los mayas que vivían cerca del lugar del hallazgo fueron presentados: los indígenas confesaron tener imágenes de sus dioses, a los cuales les hacían ofrendas para obtener lluvias, buena cosecha y caza de venados. Sacrificios humanos de los mayas . Fueron muchos los detenidos.

   

Ante la gravedad de esta situación, Fray Diego de Landa llegó a Maní y se hizo cargo, iniciando así el caso más sonado de persecución religiosa en Yucatán.
También fueron detenidos el halach uinik de la provincia de Maní y los caciques de Tekax, Oxkutzcab, Sacalum, Hunactí, Mama, Pencuyut, Tekit, Tahdziú y Tikumché.Las investigaciones continuaron y las detenciones aumentaron. Algunos indígenas confesaron voluntariamente, pero otros se negaron a hacerlo, por lo que los religiosos empezaron a torturarlos para obtener dicha confesión.

Fue el 11 de julio de ese año, que las investigaciones concluyeron y Landa dictó sentencias. Los caciques perdieron su cargo, y junto con los demás detenidos, fueron azotados y condenados a servir en conventos e iglesias, así como pagar una multa en efectivo. (Scholes, Frances y Adams Eleanor)

Sacrificios humanos de los mayas
Imagen ilustrativa

Auto general de fe en Maní

Al día siguiente, se realizó en Maní un auto general de fe, el más importante de la historia de Yucatán, célebre hasta la fecha por la destrucción de los códices mayas (libros pintados). El auto inició con una solemne procesión, encabezada por Fray Diego de Landa y seguida por los mayas penitenciados.

La cosa no terminó ahí: Los frailes no quedaron conformes con las averiguaciones y decidieron extenderlas a Hocabá y Sotuta. Los franciscanos descubrieron que los indígenas combinaban sus ancestrales ritos con tradiciones cristianas.

   

Antonio Pech, mozo de la escuela del pueblo de Sotuta, decía haber visto:…hacer un sacrificio a los ídolos y demonios dentro de la iglesia de este pueblo, en el cual mataron a dos niñas pequeñas… y vio… cómo las dichas muchachas estaban puestas en dos cruces atadas… Y estando puestas en la cruz, los ah kines… dijeron ‘mueran estas muchachas puestas en la cruz como murió Jesucristo, el cual dicen que era Nuestro Señor, mas no sabemos si lo era.’ Y después… las bajaron de la cruz y las desataron y las abrieron y sacaron sus corazones y los ofrecieron los ah kines a los demonios como antiguamente solían hacer. Concluía el relato señalando que posteriormente, los cuerpos de las sacrificadas a Jesucristo y a los dioses mayas fueron arrojados a un cenote.

Al concluir los interrogatorios, los franciscanos llevaron a cabo en la provincia de Sotuta dos autos de fe. Sacrificios humanos de los mayas . Uno dirigido por Landa en Sotuta y otro por Fray Juan Pizarro en Yaxcabá.

Otro caso ahí mismo: Sacrificios humanos en la iglesia

“Diego Te, natural del pueblo de Sotuta, dijo lo que sabe (…) es que se hizo en la iglesia de este pueblo un sacrificio de noche a media noche en el cual sacrificio mataron a dos muchachos. Y que se hallaron en el dicho sacrificio el señor cacique principal de este pueblo, el cual es fallecido, porque se ahorcó en días los pasados, entre otras personas. Y (…) los vio que estaban sacrificando dos muchachos delante de dos ídolos que allí en la iglesia tenían. Y que oyó este testigo, como estaba adorando los ídolos. Y (…) los corazones de los muchachos en la mano.
También dijo el testigo que: como ahora tres meses había hecho llevar a echar al cenote de Chichén Itzá tres muchachos en reverencia de los ídolos haciéndoles sacrificio.

De: Scholes, Frances y Adams Eleanor (comps.) op. cit., t I, p. 91.:

Rituales y Maestros de Escuela

“Y que puede haber un mes, poco más o menos, que este testigo (Francisco Pot) se halló en (un) sacrificio que se hizo en la iglesia delante de la cruz que estaba allí, en la cual mataron unos animales, perro, venado, puerco y quemaron una cruz que tomaron el altar de la iglesia con unas varillas y apagaron el fuego con la sangre de los animales que allí habían muerto. Y… que en este sacrificio se halló a Francisco Canché, maestro de la escuela y Juan Can, así mismo maestro. Y que el dicho Francisco Canché les predicó y dijo que no lo dijisen y que tuviesen muy gran secreto y que mirasen que aquellos ídolos eran sus dioses y los habían de adorar y reverenciar pues lo adoraban sus antepasados. Y que para hacer este sacrificio llevaron los demonios e ídolos y los pusieron allí delante.”

Con información de: Historia de los pueblos indígenas de México – Los pies de la república – Los indios peninsulares 1550-1750 de Sergio Quezada y Relación de las cosas de Yucatán de Fray Diego de Landa

Historia de Yucatán

Mira esta reconstrucción de viaje en el Ferrocarril Mérida-Izamal, recorriendo antiguas estaciones y paradas: