Los Recreos de Itzimná IV

Tiro de Fantoches

En este juego, se trata de tirar o al menos voltear a alguno de los muñecos o fantoches, los cuales tienen un número. Ese número es el que le corresponde al premio para el ganador. Los Recreos de Itzimná IV.

Los Recreos de Itzimná IV

El objetivo de este juego es acostumbrar a los niños a cazar pájaros o pequeños animales, sin usar armas de fuego. Se han dado casos de muchachos que luego de practicar este juego con frecuencia, con piedras han matado palomas y conejos para un almuerzo, resultándole económico para la familia y entretenido y honroso para él. Se dice que con 6 meses de práctica, un niño está apto para matar a media noche a un murciélago volando. ¿Habrá sido cierto? (me pregunto hoy 2020)

Ver también: INAUGURACIÓN DEL MONUMENTO A LA PATRIA – ABRIL 1956

El medidor de la fuerza

Este juego es usado para medir la fuerza de cada uno de los caballeros que se atrevían a participar. No era tanto por diversión.

Consiste en un botón puesto en el piso y una vara vertical en la parte posterior, con una escala, y una campana en el extremo superior. El participante, con un mazo, tenía que golpear el botón y dependiendo de la fuerza aplicada, un fierro es impactado y sube a través de la vara, marcando el nivel de potencia. Los Recreos de Itzimná IV. Si era muy fuerte, el fierro golpea la campana, indicando a los espectadores que había aplicado una fuerza superior, y estaba triunfando un nuevo Hércules, quienes con el aplauso premiaban al caballero fortachón.

Ver también: EL HIMNO NACIONAL MEXICANO EN LENGUA MAYA

Cochecitos tirados por chivos

Para los más pequeños de la familia, infantes de cuatro o cinco años. Les permite ver a esos niños a un chivo vivo, de carne y hueso, con sus largas barbas y empinados cuernos. Sentados en un cochecito con suaves almohadas, los pequeños dan un breve paseo en el que reirán y saludarán a sus niñeras. Es una sección especial que la Compañía de Tranvías de Mérida, para que ellos se diviertan de manera adecuada y segura. Los cochecitos tirados por chivos estarán bajo estrecha vigilancia de personas capacitadas para tal efecto.

La empresa misma advierte que: no se responsabiliza de que los niños, una vez terminado el paseo y encantados por el momentáneo viaje, se enterquen en no bajar del coche y quieran seguir dando vueltas.

En Nueva York, Central Park

En Central Park en Nueva York, existe un juego similar, que está disponible todas las tardes y resulta ser de lo más divertido. Las niñeras con sus blancas cofias y las madres con su aire cariñoso hablan con los encargados de los cochecillos, sobre la preferencia que se debe dar a los bebés, que con sus gritos y pataleos, exigen que se les deposite en los diminutos vehículos.

Y algunos abuelos, respetables, con sus sombreros de copa y sus largas leontinas, se enfrascan en acaloradas discusiones sobre la preferencia que se le ha dado a otro niño ajeno sobre el propio diablillo que grita como becerro descarriado por no encontrarse lugar para él en ese momento.

Ver también: OTRAS LÍNEAS DE VAPORES PROGRESO 1907 CONTINUACIÓN

La idea de Los Recreos de Itzimná, es reproducir aquí en Mérida, esa misma experiencia que pueden disfrutar los habitantes y visitantes al Parque Central en Nueva York. La empresa se compromete a ser más cuidadosos con los niños de aquí que los de allá, debido a que los niños yucatecos gritan y patean menos fuerte que los americanos, porque esos son unos niños enormes.

De: Redacción y resumen efectuado por Humberto Sánchez Baquedano, basado en: “Guía y Explicación de los juegos de Los Recreos de Itzimná” de 1893. Compañía de Tranvías de Mérida, Sociedad Anónima.

Continua: LOS RECREOS DE ITZIMNÁ V

Mérida Antigua

Le invito a ver: La Plaza Principal de Mérida

https://youtu.be/Q58fNe_mEG0