La Diócesis de Yucatán, la Parroquia de Santiago

Según Carrillo y Ancona, la Diócesis de Yucatán es una de las iglesias más antiguas del Nuevo Mundo. Forma parte del grupo de las siete primitivas de América, fundadas a solicitud de los Reyes Católicos y cuya Bula se originó por el descubrimiento de Francisco Hernández de Córdoba en 1517. La Diócesis de Yucatán.

Dicha Bula del pontífice León X data del 24 de enero de 1518. No se consumaba la Conquista y mucho menos la pontificación de la península de Yucatán. Tiene primicia histórica entre todas las de la Nueva España.

Al inicio de los servicios religiosos la ciudad estuvo dividida en parroquias por razas, modificándose después los curatos por localidades.
La de Santiago fué no solamente para indios y pardos sino también para criados de los españoles.

Jurisdicción Parroquial

Hacia 1935, según un folleto del Pbro. Anastasio Zapata, la jurisdicción parroquial de la parroquia abarcaba los pueblos de Caucel, cuyo titular es San Miguel Arcángel; Ucú, que tiene por titular a San Luis Obispo; Dzityá, Sierra Papacal y San Matías, hoy Cosgaya. Y sus haciendas: Yaxché, Nocac, Calmuch, Hobonyá, Cheuman, Susulá, Suiztunché, Chenké, Tanlum, Concepción, Mulsay y Xoclam.

Con las nuevas parroquias construidas al noroeste de la ciudad se ha modificado la jurisdicción.

Descripción interior del templo

Consta de una sola nave el templo, construído de mampóstería. Los arcos que sostienen el techo (ahora de vigas de concreto pintadas imitando el color de la madera, restauración hecha por el párroco Novelo Beytia en 1955-56) se apoyan en catorce columas de piedra de estilo dórico, colocadas en hilera de siete por lado.

Las medidas de la iglesia (según el Catálogo mencionado) son 51.90 metros de largo por 13.50 metros de ancho. Altura: de la bóveda del presbiterio 9.70 metros y la nave 10.75.

La Diócesis de Yucatán

Comunican con el exterior su puerta principal, cerrando el arco de medio punto, mira al poniente y existen dos laterales al Sur y al Norte.

Además de las puertas mencionadas cuenta con tres ventanales altos, una en el coro y dos bajas en el presbiterio.

No existe ahora ninguna tumba, desaparecieron las de los primeros caciques que tuvo el barrio al violento estallido de la guerra llamada de Castas.

Por el frontis la airosa espadaña que orna la fachada principal se compone de tres cuerpos, que van disminuyendo de la primera arcada para tres campanas, dos la segunda y una para lo más alto con merlones de mayor a menor, rematando el último con una cruz.

Los 15 contrafuertes y torreones que circundan el edificio sugieren su doble función de fortaleza, ante la insistente resistencia de los mayas. Con mayor razón en este lugar que era el núcleo inicial de la población y la iglesia, la primera para indios.

Por: Don Renán Irigoyen, Cronista de la Ciudad de Mérida (1978)

Continúa aquí

Mérida Yucatán recuerdos

Deja una respuesta