Evolución de la Plaza Grande Mérida

A propósito de la total remodelación que se está llevando a cabo ahora en 2024 en la Plaza Grande de Mérida, le presento a continuación la transcripción de un interesante texto escrito por D. Renán Irigoyen Rosado, Cronista de Mérida, en su libro «Crónicas de Mérida Anuario 1978«. El título de esta nota es: «Origen y evolución de nuestra plaza principal». Evolución de la Plaza Grande Mérida.

MÉRIDA PLAZA GRANDE y alrededores años 1940-1970 compilación filmes:

Evolución de la Plaza Grande Mérida

Origen y evolución de nuestra plaza principal

Después de la fundación de Mérida, siguiendo la recomendación del rey Carlos V. A todos los colonizadores de las nuevas tierras de América que fundasen urbes rectangulares que tuvieren como centro un cuadrado destinado a plaza principal, ubicando allí la iglesia «y lo demás que hubiere menester».

   

Al año justo de la fundación se comenzó a demoler el cerro central que durante ese lapso sirvió de fortaleza y habitaciones a Montejo el Mozo y sus oficiales. El primer alcalde Gaspar Pacheco elaboró, de acuerdo con el hijo del Adelantado, el plano de la primera traza de la ciudad.

En los años 1920.

El cerro prehispánico Xbacluum-Chan

Fueron las primeras calles trazadas y abiertas de la ciudad los cuadros que circundaban la plaza mayor y las inmediaciones que en ellas desembocaban, excepción del lado norte del cerro de Backlum-Chaan ( Xbacluum-Chan ) rumbo al Poniente, que impidió el tránsito en ese sector durante varias décadas. Del cerro se tomaban materiales para nivelar los pisos y calles, muros y las primeras casas. En 1549 habíase terminado la Casa de Montejo.

   

Inicio de la construcción de la Catedral

Hacia 1561 se inició la edificación de la catedral. El monasterio de las Monjas Concepcionistas fue inaugurado en 1596. Dos años más tarde funcionó la iglesia catedral, aunque le faltaba la torre norte. Gobernaba el Dr. Diego Quijada y era obispo el Fray Francisco de Toral cuando se iniciaron los trabajos del templo mayor dedicado a San Ildefonso, obispo que había sido de Toledo, España.

Désiré Charnay

A su parcial terminación en 1598 gobernaba las Españas Felipe II y la provincia D. Diego Fernández de Velasco. Fueron dos los maestros constructores: Aleustia y Juan Miguel de Agüero, traído de La Habana en los doce últimos años de su construcción. Fue hasta los primeros años del siglo XVII que el Obispo Fray Pedro Reyes de los Ríos Lamadrid de su peculio y la colaboración de la feligresía, construyó la torre que le faltaba y los pétreos detalles de la fachada.

   

Continua a la fachada de catedral, callejón y capillas mediante, a iniciativa del Obispo Gregorio Montalvo, se inició la construcción del Palacio Episcopal, de dos plantas, con zaguán central y balcones y ventanas con vista la plaza.

Casas Reales. Atrás, Iglesia El Jesús o Tercera Orden.

Construcción de las Casas Reales

Desde tiempo inmemorial construyéronse las Casas Reales de una planta en la esquina que hoy ocupa el Palacio de Gobierno. Evolución de la Plaza Grande Mérida. En el siglo XVIII cambia de nuevo la fisonomía del parque con las importantes modificaciones realizadas en la Casa de los Gobernadores. Adicionándole posteriormente el Gobernador Diego Zapata de Cárdenas, Marqués de Santo Floro, una galería exterior mirando a la Plaza, sobre un terraplén y con puerta de acceso al salón principal. El antiguo zaguán se utilizó como cochera.

   

Gobernando Juan José Vértiz y Ontañón entre 1715 y 1720, se repararon convenientemente las calles que hacían contornos a la plaza y a otras calles próximas. En 1735 pasa por nueva transformación, en el lado más difícil por la grandeza del cerro allí ubicado.

Mérida Yucatán en los 1920s
En los años 1920

El gobernador Frey Santiago de Aguirre, que había residido desde antes en Mérida y conocía las necesidades de la ciudad, construyó las casas del Cabildo o consistoriales. Bello edificio de dos pisos y elegante fachada de arcos de medio punto corridos.

   

Durante los años transcurridos se llenaron los vacíos de los costados de la plaza con residencias particulares, acordes con la importancia económica de la época.

Gálvez introdujo el alumbrado público

Don Lucas de Gálvez, inolvidable gobernante colonial, a fines del siglo XVIII introduce el alumbrado público y cobra inusitada y desconocida fisonomía nocturna la plaza principal.

   

Calcúlase que en 1657, año en que fue redactada la Historia de Yucatán por Fray Diego López de Cogolludo, ya se había demolido la obstrucción que hacía el cerro de lo que hoy es la calle 61, al describir así el centro de la urbe. «Lo material de la ciudad está fabricado con todo cuidado. Las calles muy capaces, tiradas a cordel, derechas de Oriente a Occidente, divididas en cuadras por igual que hacen calles, asimismo derechas de Norte a Sur. En medio de ellas está la plaza mayor, que tiene de Oriente a Occidente ciento noventa pies geométricos, y de Norte a Sur otros tantos.

La Casa de Montejo costó 14 mil pesos

Entrase a ella por ocho calles derechas dos al Oriente, dos al Poniente, dos al Norte y dos al Sur, igualmente proporcionadas. La Santa Iglesia Catedral le hace frente al Poniente. Evolución de la Plaza Grande Mérida. Las casas reales que llaman donde viven los gobernadores está a la parte norte. Hace frente a la banda Sur, las que fabricó para sí don Francisco de Montejo con una portada muy vistosa que la fábrica de ellas costó catorce mil pesos. Tendrá la ciudad cuatrocientos vecinos españoles».

Mérida Yucatán en los 1920s

Plaza de la Constitución

Corto tiempo fue denominada Plaza de la Constitución, durante la primera vigencia de la Constitución de Cádiz en 1812. Al triunfo de la causa insurgente fue fijada en la fachada del Ayuntamiento la placa de Plaza de la Independencia. Año de 1821, de la que según el historiador Antonio Canto López, fue ornada con brillantes donados por doña Ana Roo de Quintana, esposa y madre de dos próceres de ese movimiento y no en la anterior de 1812, como se creía.

Reedifícase el Palacio Municipal de 1856 a 1859 por el Gobernador Rómulo Díaz de la Vega, conservando la apariencia que ahora tiene (1978), excepto la torre del reloj que construyera don José María Medina Ayora.

   

De 1883 a 1892 se construyó el actual Palacio de Gobierno, en el lugar que ocuparon las casas reales. De estilo dórico y toscano, lo concluyó el Gobernador Gral. Daniel Traconis.

Las fachadas del Palacio Episcopal y las capillas de San José y del Rosario catedralicias fueron derruidas en el año de 1915 durante el Gobierno del Gral. Salvador Alvarado, que construyó el edificio del Ateneo Peninsular y el Pasaje de la Revolución que todavía existen (1978).

Vegetación que adornaba a principios del Siglo XIX

Estuvo la plaza llena de arbustos y de modestas parcelas jardineriles en casi toda la época colonial y al comenzar el siglo pasado (Siglo XIX). Estuvo cerrada en su parte central por un enverjado de hierro con cuatro espaciosas entradas en cada esquina. El enverjado interior de la plaza fue retirado para ser corrido a los bordes, con los que se cubrió toda la superficie. Se conservaron las cuatro entradas a la plaza abriéndose otras a la mitad de las distancias.

   

Don Carlos R. Menéndez en su libro conmemorativo «Visiones de Mérida» nos ofrece valiosa información acerca de nuestro tema: «La actual plaza de armas estuvo plantada de ceibas, especialmente durante el Imperio 1865-1867. Después se hicieron en ella obras de ornato y modernización… por los años de 1877 o 78 el Jefe político Joaquín Castillo Peraza. Evolución de la Plaza Grande Mérida. Embelleció con prados y flores el jardín de la plaza grande y plantó casi todos los laureles que aún existen (1978). Una anticuada verja de hierro con pórticos del mismo metal en las esquinas y costados como pueden verse en las fotografías de la época, cerraban la plaza, verja que en el breve transcurso de una noche mandó quitar en pro del ornato el Lic. Manuel Molina Solís, siendo gobernador interino del Estado, en agosto de 1903.

   

El kiosco

Probablemente a fines de siglo o a principios del actual tuvo la plaza un kiosco, como acostumbraban todas las ciudades capitales durante el porfiriato.

Plaza Grande, Kiosco y Catedral Mérida Yucatán

En la década de los veintes ocuparon las aceras de los cuatro costados de la plaza, los sitios de automóviles de alquiler que se conservan hasta hoy.

Vea también: Kiosco Plaza Grande 1898

Durante la actuación municipal del Sr. Luis Torres Mesías 1959-60 se retiraron todos los puestos comerciales que rodeaban la plaza, hasta en los portales de los costados norte y poniente, e incluyendo dos grandes expendios de refrescos de gas, de mampostería a la entrada norte. Evolución de la Plaza Grande Mérida. Iluminó el contorno de los edificios con luces mercuriales.

Evolución de la Plaza Grande Mérida
   

La Plaza que inauguró importantes mejoras, la formaba un amplio jardín con dos hileras de viejos frondosos laureles de la India. Además, pavimentadas avenidas, semidestruidas bancas ya insuficientes y en la parte central una terraza octogonal de dos escalones.

Fin.

Hasta aquí la transcripción del texto original de D. Renan Irigoyen Rosado, quien fuera Cronista de la ciudad de Mérida.

MÉRIDA PLAZA GRANDE 2020:

Evolución de la Plaza Grande Mérida