Alonso Garibaldi, empresario aéreo, un sueño

Alonso Garibaldi, empresario aéreo, un sueño

Alonso no podía dejar de pensar en nuevos proyectos. Un accidente sufrido en junio de 1929, en el cual estuvo a punto de morir, le hizo recapacitar y pensar acerca de su futuro. Alonso Garibaldi, empresario aéreo, un sueño. Eso lo haría convertirse en empresarío de la aviación. Primero tenía que obtener su licencia de piloto aviador.

Obtuvo su licencia en el C.T. Ryan College de San Diego, California, junto con su amigo y socio Efraín Trava Moreno. Al concluir sus estudios, recibió una carta del director de la escuela, donde afirmaba que Garibaldi era un gran piloto y que había sorprendido a sus instructores con sus proezas en el aire.

Patrocinador:

Sitios Web para Dentistas Médicos Contadores

En enero de 1930 en la prensa local se publicó que Garibaldi y Trava regresaban a Mérida. Deseaban fundar una empresa aérea. Eran socios de la “Sociedad Aeronáutica de Yucatán” y además eran coopropietarios de un pequeño avión: “Avro Avián”.

Alonso Garibaldi, empresario aéreo, un sueño

Fructificó la idea de fundar una línea aérea.

Garibaldi se enteró que Don Olegario Montes Molina, pionero e impulsor de la aviación en Yucatán, había adquirido un nuevo avión, con capacidad para cuatro pasajeros. Ni tarde ni peresozo se ofreció para traerlo desde los Estados Unidos.

Patrocinador




Llegó a Mérida Garibaldi abordo del “New Standard” (el nuevo avión de Don Olegario) y coincidió con las fiestas de domingo de carnaval de ese año (1930). Aprovechó para hacer con el avión, algunas evoluciones sobre las calles llenas de gente en el derrotero del carnaval.

Para recaudar fondos para nuevos proyectos aéreos, el “Club Aéreo” decide ofrecer vuelos al público en general, mediante un anuncio como este:

VUELE USTED, VUELE POR $10.00
EN EL NUEVO AVIÓN NEW STANDARD,
EL PRÓXIMO DOMINGO EN EL PUERTO
AÉREO MUNICIPAL “EL FÉNIX”.
ABSOLUTA SEGURIDAD, AEROPLANO
COMPLETAMENTE NUEVO, PILOTOS
GRADUADOS EN LOS ESTADOS UNIDOS,
CON LICENCIA AMERICANA.

Decenas de personas respondieron al anuncio, probando lo que era volar. Algunas de ellas, con mucho miedo pero queriendo probar esa nueva experiencia: VOLAR.

Patrocinador



El Campo Aéreo “El Fénix”

El 9 de marzo de 1930 se inauguró el campo aéreo “El Fénix” como aeródromo municipal. Igualmente, se efectuó el “bautizo” del New Standard.

Fue inaugurado por el Gobernador Bartolomé García Correa. Lo acompañaron entre otros funcionarios: Dr. Mariano Correa Espinosa, Presidente Municipal; Gral. Lucas González, Jefe de Operaciones Militares; José R. Juanes Domínguez, representante de “Mexicana de Aviación“; Enrique Cantillo Montes de Oca y Arcadio Lizarraga.

El gobernador rompió una botella de champaña en la hélice del New Standard, mismo que quedó bautizado como “Nachi-Cocom” en alusión a personaje maya. Posteriormente la Banda Musical del Estado tocó el Himno Nacional y después la Banda de Guerra tocó las dianas.

Garibaldi invitó al Gobernador, Presidente Municipal y a Don Olegario Montes a efectuar un vuelo en el recién bautizado “Nachi-Cocom”. El evento fue exitoso.

Patrocinador:

Sitios Web para Arquitectos Dentistas

Ya existiendo el Campo Aéreo Municipal, el avión recién adquirido y dos pilotos con licencia, ya se cubrían los requisitos para ir concretando el proyecto de una empresa aérea.

Iniciaron pues, el 16 de marzo de 1930, las gestiones ante las autoridades para obtener los permisos de operación de la aerolínea yucateca. El proyecto era establecer vuelos entre Mérida-Belice, con escalas en Chan Santa Cruz de Bravo (Carrillo Puerto) y Payo Obispo (Chetumal) y Mérida-La Habana con escala en Cabo Catoche. Salieron en el Nachi-Cocom rumbo a la capital de la República Don Olegario Montes, Garibaldi Baqueiro y Trava Moreno, en un vuelo que duró poco más de 10 horas.

Patrocinador




El 4 de abril regresaron los mismos pasajeros a lo que se agregó el aviador Alfredo Ponce Rosado. Hicieron un vuelo de 8 horas con escalas en Minatitlán y Ciudad del Carmen.

Continuará..

De: “Alonso Garibaldi Baqueiro El Loco del Aire” de Don Raúl Rosado Espínola.

Mérida Yucatán recuerdos

Deja una respuesta