Posible origen del Panucho

Recuerdo que padre (Q.E.P.D.), en mi niñez y juventud, bromeaba con respecto al origen del panucho, ese muy delicioso antojito yucateco que le da nombre también a mi fiel compañero, un peludo de raza pug. Posible origen del Panucho .

Siempre mencionaba que si el “pan de don Ucho” por acá y el “pan de don Ucho” por allá. Pero sinceramente, siempre lo tomé a broma, ya que era muy afecto a hacer juego de palabras.

Posible origen del Panucho

Han pasado algunas décadas de eso, y siempre me quedé con la duda. He buscado información, más no recuerdo haber hallado algo contundente.

   

Leyendas de Mérida

Recientemente, en alguna parte leí algo acerca de un libro de don Renán Irigoyen Rosado denominado “Leyendas de Mérida”. Hacían referencia a otro tema que estaba contenido en ese libro. Pero algo atrajo mi atención y decidí buscar información del contenido del mismo, encontrando una hoja dedicado al ahora muy famoso platillo regional.

Vea también: Estaciones de ferrocarril en haciendas

Según don Renán, quien fuera cronista de la Ciudad de Mérida, en ese libro hace mención de una referencia escrita en 1861 por el Dr. José Peón Contreras, en su obra “La Guirnalda”, de una tradición oral que indica cómo surgió: fue en el barrio de San Sebastián, en una casa ubicada al frente de la Ermita de Santa Isabel, fue exactamente donde fue inventado el famoso Panucho.

La Ermita de Santa Isabel

Hay que recordar, que en esa época, quienes viajaban de Mérida hacia cualquier punto del Camino Real a Campeche, debían hacer una parada del bolán-koché justo en la Ermita, para rezar por un buen viaje, que sería tardado y aventurado debido al mal estado del camino en aquella época.

   

El Dr. Peón Contreras, escribió, que el propietario del parador era un tal don Eugenio, sin precisar sus apellidos, pero que era mejor conocido como don Ucho.

Todo tuvo su origen una media noche, unas personas que regresaban de una fiesta en una hacienda cercana, estaban con hambre, y se detuvieron en dicho parador de don Eugenio.

Los recién llegados le suplicaron al propietario cocinero que preparara cualquier cosa para calmar su apetito. Fue ahí cuando don Ucho tomó unas tortillas, les rellenó el ollejo con frijol colado para luego freirlas en manteca hirviente.


Las sirvió calientes, a las que le agregó el escabeche que había sobrado del pavo asado con achiote y como complemento cebollas en vinagre.

Posible origen del Panucho

Los viajeros hambrientos elogiaron dicho antojito, al que llamaron “Pan de don Ucho”, y prometieron volver por más. Con el tiempo, el platillo se volvió popular entre los comensales del lugar y posteriormente el nombre se simplificó, quedando “Pan de Ucho” como “Panucho”.

   

Hoy en día, este guiso, además de la versión original, se han hecho algunas variantes, reemplazando la carne del pavo asado por huevo duro, principalmente en la Cuaresma. En otros sitios le ponen diferentes guisos como cochinita pibil, pavo en relleno negro, etc. Ya se me hizo “agua la boca” con sólo pensar y escribir lo anterior.

Cualquier persona que visita Yucatán, debe al menos probarlos. De lo contrario se considerará como una visita no válida, jajajaja.

Mérida, Yucatán a 26 de noviembre de 2021
Humberto Sánchez Baquedano

Un recorrido a pie en el interior del Parque Zoológico del Centenario: