El Carnaval de Mérida en 1897-1900 (1/4)

El Carnaval de Mérida a fines del Siglo XIX y principios del Siglo XX

Goza merecida fama en la República de México el carnaval de Mérida por sus brillantes y alegres fiestas en las que toman parte todas las clases de la sociedad. Con toda anticipación, las casas europeas, que comercian artículos de modas, envían agentes viajeros, con ricos muestrarios, seguros de verificar buenas ventas. De la Capital de la República acuden también comerciantes, sastres y modistas, realizando todos muy buenos negocios.

Visita a nuestro Patrocinador

   
El Carnaval de Mérida en 1897-1900
Carro de las señoritas Cicero y Gutiérrez

Visita a nuestro Patrocinador

   
Carnaval de Mérida - Yucatán Ancestral
Batalla de Flores, calle 62 por 63

Los yucatecos, que durante todo el año están, casi por completo, dedicados al trabajo, gracias al cual gozan de un prosperidad notable, dedican cuatro días del año a divertirse con verdadera alegría, con una expansión contagiosa, pero expansión y alegría que pasan nunca del límite de las conveniencias y de las más exquisitas formas sociales, llamando la atención, sobre todo en la clase popular, la clase obrera, ese comportamiento que en igualdad de clases y circunstancias, se le puede asegurar que no tiene igual en ninguna otra parte.

Vea también: Baile de Jarana en Umán filme de 1931

Visita a nuestro Patrocinador

   
Carro de la sociedad "La Unión"
Carro de la sociedad “La Unión”

Visita a nuestro Patrocinador

   
Carnaval de Mérida 1900
Carro alegórico morisco

Los bailes de “asalto”

“Anúncianse” (Sic.) las fiestas del Carnaval, generalmente desde los últimos días de diciembre o los primeros de enero, con alegres y animados bailes en casas particulares: bailes de confianza, de intimidad las más veces, no siendo raro que el dueño de la casa, cuando el baile es de asalto, ignore hasta pocos momentos antes que su casa sea la designada para verificar la diversión.

Cuando sea dar un baile de asalto, las previamente convenidas se reúnen en la casa de alguna de ellas y a la hora fijada parten para el asalto acompañadas de la orquesta y de todo aquello que pudiera faltar en casa del asaltado por no estar prevenido.

Considérase con justicia como una distinción, como una muestra de simpatía y de aprecio para el dueño de casa el que la suya sea designada para el asalto y éste, prevenido o no, se afana por obsequiar y por festejar a sus visitantes.

Visita a nuestro Patrocinador

   
Carro de la Cervecería Cuauhtémoc en el Carnaval de Mérida en 1898
Carro de la Cervecería Cuauhtémoc en el Carnaval de Mérida en 1898

Visita a nuestro Patrocinador

   

De: Album Yucateco 1901

Continúa aquí

Deja un comentario