El obispo fray Antonio Alcalde (9-11)

Como se ha dicho, el padre Rosado se ordenó en 1765 e inmediatamente pasó a servir a la Catedral de Mérida en donde tuvo trato con el obispo Alcalde. De hecho, los cargos de promotor fiscal, defensor de obras pías y sobre todo el de notario e intérprete de lengua maya en las visitas, las obtuvo por el mismo obispo, quien seguramente se sentía satisfecho con el trabajo del joven sacerdote. El obispo fray Antonio Alcalde.

El obispo fray Antonio Alcalde
Fray Antonio Alcalde
   

Su personalidad

Como todos sus biógrafos mencionan, el obispo Alcalde era de una gran personalidad, bondad, caridad, fe, sabiduría y devoción (39), lo que pensamos que trataba de transmitir a su clero por medio de su ministerio episcopal, del que el padre Rosado fue receptor. De hecho, fue el mismo obispo Alcalde quien le otorgó en 1771 el primer beneficio de Chikindzonot, un poco antes de emprender su viaje a México, en donde recibió la noticia de su ascenso como obispo de Guadalajara.

Vea también: Mérida Ancestral, como nunca la había visto

Así, tenemos a un sacerdote que fue formado en el seminario bajo el régimen de un obispo modelo, fue ordenado por el ese mismo prelado, trabajó en sus primeros años muy cercano a él, recorrió caminos largos y tortuosos en las visitas pastorales junto a su maestro, en donde seguramente conferenciaban absorbiendo el joven sacerdote los conocimientos del reconocido dominico; en las visitas seguramente reconoció la falta de templos decentes para el culto, lo que reflejó en su ministerio, y para rematar, fue premiado por su sabio maestro con su primer beneficio, lo que muestra el aprecio del prelado hacia el padre Rosado.

   

Paso desapercibido de la imagen de la Soterraña

Por estas razones es posible pensar que la Soterraña de Nieva fue una devoción adquirida por el padre Rosado a través de su relación con fray Antonio Alcalde. Quizás la presencia de esa imagen en los templos sea un reconocimiento silencioso al maestro del padre Rosado quien dio todos sus saberes, le mostró el camino a seguir, lo encaminó en su carrera eclesiástica, y tal vez le recomendó la misión de construir iglesias para el engrandecimiento del culto.

Detalle de las torres de la iglesia de Ichmul.

El cura benemérito de la diócesis

El obispo fray Antonio Alcalde. La visión y conocimientos de fray Antonio Alcalde circularon por medio del padre Rosado y quedaron plasmadas en las iglesias de estos pueblos, pero sobre todo en la silenciosa imagen de la Soterraña que pasa desapercibida, pero que guarda, como hemos visto, un significado profundo en la vida del clero yucateco de ese tiempo. Junto con la devoción a la Soterraña, seguramente iban otros saberes, otros andamiajes mentales, otros principios cristiano que reflejaba el padre Rosado, y que fueron reconocidos por Piña y Mazo al recomendarlo ante la corona como cura benemérito de la diócesis.

   

El impacto de esta imagen mariana en la población es también importante. Se trata de un intento de fomentar una nueva devoción que tiene su arraigo personal en el cura que la promovió. No vamos a discutir aquí si la imagen logró o no tener una presencia devota en el pueblo, pues carecemos de los elementos necesarios para dar este tipo de aseveraciones. Sin embargo, lo que cuenta en este caso es la intención del cura de promover una nueva devoción que de haber tenido arraigo en la sociedad, podría haber incidido en la vida de la diócesis.

Lo que es capaz de hacer una imagen milagrosa

Como sabemos, una imagen milagrosa es capaz de hacer que un pueblo pobre, un lugar próspero al convertir su capilla en santuario; al atraer ferias, romerías, mercados, peregrinos. El obispo fray Antonio Alcalde. Una imagen milagrosa convierte el espacio en terreno sagrado, en casa de lo divino, dándole prestigio al lugar, pero también a sus habitantes, los cuales se convierten en los escogidos por la divinidad para ser custodios de un objeto taumatúrgico.

El Cristo de las Ampollas, imagen originaria de Ichmul, ahora en la Catedral de Mérida

Tal es el caso del pueblo de Izamal y de Tetiz, y sus famosas vírgenes; o en su momento el pueblo de Ichmul como sede de la devoción del Cristo de las Ampollas. En este sentido, la intención del Juan Manuel Rosado es importante; no sabemos a que grado, pero es muy posible que la presencia de la virgen de la Soterraña haya tenido sus repercusiones.

39.- …

Autor

Autor: Víctor Hugo Medina Suárez, Universidad Autónoma de Yucatán. Agradezco al Dr. Medina Suárez por haberme proporcionado el documento que a continuación se reproduce. Por lo tanto, YucatanAncestral.com cuenta con la autorización expresa del autor para la divulgación de este artículo, producto de sus investigaciones. La Virgen de la Soterraña en Yucatán. Un Circuito devocional eclesiástico. Este estudio fue originalmente publicado en el libro “Cultura y Arte de Gobernar en espacios y tiempos mexicanos” de El Colegio de Michoacán en el año 2015.

Continúa aquí: La Virgen de la Soterraña en Yucatán – Conclusiones

Mira aquí: Música del órgano de la Catedral de Mérida