Balam Alux Xbolonthoroch Bokolhahoch y otros fantasmas

Se describen algunos de los fantasmas que en la comunidad indígena maya, tenía aterrorizados en el pasado: balam alux xbolonthoroch bokolhahoch y otros fantasmas y supersticiones.

Balam

Los indios temen y respetan a un ser ideal que llaman “balam“: dicen que es el señor del campo, y que no puede labrarse, sin peligro de la vida, si no se le hacen ciertas ofrendas, como son la horchata de maíz, sacá, un guiso que se hace con maíz y pavo llamado kool, la tortilla con frijol, bulihuah, el vino hecho con miel, agua y la corteza de un árbol que le llaman balché, y el humo del copal en lugar de incienso; de suerte que puede decirse que le adoran como a un dios, pero siempre cautelándose de los blancos, sin duda por el temor de ser mirados como idólatras.

Dicen también que “balam” no solo castiga con las enfermedades que manda a los que tocan los campos, si antes no le hacen sus ofrendas, sino también aterroriza a los habitantes del campo apareciéndoseles en figura de un viejo muy barbado, y tan horrible que es capaz de dar miedo al más valeroso; atribuyénle igualmente la circunstancia de pasearse por el aire, desde donde prorrumbe en prolongados silbidos, que lo hacen más respetable y temible. Profieren los indios su nombre con veneración, y en muchas veces le llaman “yum balam“, esto es, padre y señor.

Vea también: El Comercio entre los Mayas

Alux

Nombre que se da a unos fantasmas que generalmente creen los indios, y aun los que no lo son, que hay en las ruinas y cerros, cuentas que desde se oscurece empiezan a pasearse alrededor de las casas, tiran piedras, silban a los perros y algunas veces les dan de latigazos, de cuya estropeada quedan con tos y se mueren; cuentan que corren más que un hombre, con la particularidad de ser tan violentos en la carrera, así de frente como de espaldas; no causan terror a quienes los miran; no temen a la luz; suelen entrar en las casas y cargar a los que están acostados en sus hamacas, de modo que no los dejan dormir; en los ranchos de caña.

Cuando está armado el trapiche, le dan vueltas, y si los torcedores dejan al caballo, le echan y azotan para poner en movimiento la máquina; dicen que son del tamaño de un indito de cuatro o cinco años, desnudo y con un sombrerito en la cabeza. Es tan general esta creencia en todas las gentes que viven en el campo, que cualquiera daría por cierta la existencia de este fantasma si todo se creyese por pura atestación, mas como para admitir o desechar una especie cualquiera, se necesita hacer investigaciones, de ellas resulta el conocimiento de su falsedad o certeza y la persuación de los sentidos del entendimiento.

El origen de enfermedades

Es incalculable el perjuicio que esta fatal preocupación causa cada día a los anticuarios, y la razón es que se cree comunmente que las figuras de barro que se hallan siempre en los cerros y los subterráneos, son las que por la noche se animan y salen a pasear, y no es otro el motivo que tienen para despedazar sin piedad a cualquiera figura que se encuentran, aún ofreciéndoles pagársela bien. Atribuyen al “alux” el origen de las enfermedades que se padecen en el campo, porque dicen que su contacto es maligno, y que cuando hallan a alguno durmiendo y le pasan tan suavemente la mano en la cara que no lo siente, indudablemente le da una calentura que lo arrolla por mucho tiempo.

Xbolonthoroch o Xbolont’oroch

Este es el fantasma casero que no hace mal, espanta más a los que se desvelan, sin embargo de que no es visible, tiene, como el eco, la propiedad de volver los sonidos, y los ruidos que se han hecho en el día, los repite por la noche; en las casas en que se hila, que es en todas las de los indígenas, se oye sonar el huso como si se estuviera hilando, y este ruido hecho por el “xbolonthoroch“, les causa inexplicable terror.

Bokolhahoch

Se dice que en algunos lugares se oye un ruido debajo de la tierra, semejante al que se hace con el batidor cuando se bate el chocolate; y como este ruido dicen que lo oyen siempre de noche, lo atribuyen al diablo, a quien dan el nombre que queda dicho, y que en figura de zorro hace aquel ruido por solo el placer de espantar a quienes lo escuchan.

Xbolonthoroch Bokolhahoch Huahuapach y otros fantasmas

Xtabai o Xtabay

En los lugares más solitarios de las poblaciones, refieren muchos que han visto a una mujer vestida de mestiza, peinando su bella cabellera con la fruta de una planta que llaman “xaché xtabai”, muy conocida de los naturales; y que huye luego de que se le acerca alguno pero aligerando o retardando el paso, o desaparece, o se deja alcanzar; y como el que comunmente la sigue es algún enamorado, luego la abraza y cuando cree encontrar una bella mestiza, da con un bulto lleno de espinas, y con los pies tan delgados como los de un pavo; no para en esto el chasco, pues del gran terror que ocasiona tan inesperada transformación, resultan privaciones y calenturas con delirio.

Vea también: Inauguración de Supermercado en Mérida en 1956

Huahuapach

Es un gigante que se suele ver en el silencio de la media noche en ciertas calles; es tan elevado, que un hombre apenas le llega a las rodillas, y que lo hace para impedir el tránsito, es abrir las piernas, colocando un pie en cada lado d la calle, y si alguno, sin advertir en este fantasma, intenta pasar debajo, junta prontamente las piernas y aprieta con ellas la garganta hasta ahogar al infeliz paseante.

Vea también: La esquina del ómnibus 62 por 61 en Mérida

Conclusión

Se juzgará por todas estas creencias, que los habitantes de Yucatán se hallaban en un estado de ignorancia tal, que aún hoy admiten quizá como ciertas tan ridículas especies. Ridículas nos parecen ahora (en el año de 1846), porque acostumbrados a ver los objetos con la hermosa luz del cristianismo, y sin pararnos a examinar la historia antigua de los pueblos, pretendemos que la raza que poblaba el Nuevo Mundo, era bárbara e ignorante. Los monumentos que nos han dejado, y que ni el tiempo ni la prodigiosa vegetación de nuestro clima han podido destruir, es una prueba en contra de tan injusto aserto. En todas las naciones ha habido siempre dos clases mas notadas en la sociedad: la de las gentes instruidas, y la de los ignorantes.

La primera siempre ha sido corta; la segunda numerosísima. La una será aristocracia, si se quiere, verdadera nobleza; la otra es una gran masa que unas veces es dominada por la primera, y otras domina ella exclusivamente.

Entre estas dos clases hay distintas ideas, diversas creencias: el hombre ilustrado todo lo examina, todo lo reflexiona; los ignorantes ven fantasmas y los temen. Los indios en general no estuvieron libres de esta propensión instintiva de la naturaleza humana; y si aún hoy (año de 1846) he dicho que todavía creen, es porque la ilustración no se comunica sino después de mucho tiempo y trabajo, y todavía ellos, habituados a sus usos y costumbres, y subyugados por tres siglos, no están en estado de comprender la filosofía de la sublime religión que se les enseña.

DE: PAPELES SUELTOS DEL PADRE CARRILLO – REGISTRO YUCATECO 1846 PERIODICO LITERARIO – SOCIEDAD DE AMIGOS

Historia de Yucatán

Te recomendamos este filme: