Opciones para la reparación de calles

Creemos que los trabajos que se emprendan parcialmente en la composición de las calles, sobre no llenar por completo el objeto a que se dirigen, serán un constante y molesto cuidado para la policía y un perpetuo motivo de gastos de los fondos públicos, los cuales deben invertirse siempre con economía y en bien de los ciudadanos que concurren con sus contribuciones a formarlos. Opciones para la reparación de calles. Las calles de Mérida 1872. La Revista de Mérida.

Opciones para la reparación de calles

Una simple resolución de reparar este notable defecto de la ciudad, haría necesariamente excogitar el medio más breve, sencillo y seguro en los resultados que desean; y una vez emprendidos los trabajos, no deben abandonarse hasta no terminarlos, porque, como acabamos de decir, los trabajos que se hagan parcialmente, no harán más que ocasionar gastos para ver unas calles altas y otras bajas, unas secas y otras fangosas.

   

La uniformidad de un sistema de composición de calles y la constancia de los trabajos que se emprendan, deben tener presente, si se quiere aprovechar el tiempo y economizar los fondos.

Vea también: Mérida Ancestral como nunca vista

Construcción de canales

Y a propósito de sistema de composición de calles, recordamos haber indicado otra vez, que sería conveniente, por fácil y económico, establecer el de canalización. (Drenaje).

Creemos que practicando convenientemente canales que sirvan para hacer descender el agua y correr hasta a ciertos depósitos que podrían practicarse al mismo tiempo a una distancia conveniente, y suprimiendo el “Puente” y otros receptáculos cercanos al centro de la ciudad, sería el medio más adecuado para realizar la obra.

Opciones para la reparación de calles

No se nos oculta, sin embargo, que por económico que parezca el medio que hoy proponemos para la composición de las calles, deje de ser superior a los fondos que puede disponer el Ayuntamiento. No debe dudarse que aún cuando dicha obra perteneciera exclusivamente a aquel Cuerpo, encontrándose éste sin los recursos necesarios para emprenderla, y ante la necesidad urgente de remediar este mas público, es lícito ocurrir a aquellos otros fondos que, por el objeto de su propia creación, parecen ser llamados a satisfacer esta exigencia pública.

   

Asignación de cuadrillas de trabajo

Así pues, consideramos sería más conveniente y justo disponer de cuantas temporadas de faginas sean necesarias para la composición de las calles de la Capital.

Opciones para la reparación de calles. Es considerable el número de faginantes de este municipio, y que conforme al espíritu de la ley sobre faginas, pudieran ser destinados a aquella obra; obra de caminos, que siendo para el bien general, la deberíamos considerar necesariamente como de la atención directa e inmediata de la Junta del ramo.

Las calles de Mérida 1872

Ignoramos el estado en que se encuentran los trabajos en esta Junta y los recursos que de ellas se puedan utilizar al presente en beneficio de las calles de esta Capital, porque desde algún tiempo ha, no hemos visto la publicación de sus actas.

   

Creemos que cualesquiera auxilios que prestase al Ayuntamiento o al Gobierno, serían poderosos para llevar al cabo una mejora que tiempo ha reclama fuertemente la atención pública, y a la cual debemos espera que las misma Junta de caminos, regida por personas de reconocida sensatez y amantes de toda mejora, concurra con ese entusiasmo patriótico que tan buenos resultados produce en todo país civilizado.

MÉRIDA, Yucatán, enero de 1872.
Manuel Aldana Rivas

Fin

Mira este film de los años 1930s:

Yucatán pasado glorioso