La Orduña, tierra natal de Mission Naranja 1/2

A sólo 12 kilómetros de la ciudad de Jalapa, Veracruz, y por una estupenda carretera pavimentada que atraviesa la región más rica en frutas cítricas del país, y después de contemplar bellos paisajes llenos de vida y colorido, se llega a la planta en Coatepec, Ver., denominada La Orduña, tierra natal de Mission Naranja.

DY-1961. Ver aquí Inauguración de la nueva Planta Embotelladora “Quinceañera” de Pepsi-Cola en Mérida

9997472486 paginas web en Mérida Yucatán

Esta planta, moderna en toda la extensión de la palabra, no sólo es la única por su naturaleza en la República Mexicana, sino una de las más importantes en el mundo, motivo de satisfacción para nuestra patria.




La Orduña, tierra natal de Mission Naranja

Perfectamente alineados y cubriendo enormes extensiones de terreno de esa tierra veracruzana, rica y fecunda, se encuentran los frondosos naranjos y su dulce carg, promesa de placer y de alimento.

A lo lejos, el Pico de Orizaba semeja gigantesco centinela de cabeza blanca, guardian celoso de la rica comarca.

La NARANJA es uno de los dones más generosos de la Naturaleza. Entre sus innumerables frutos, pocos hay que gocen de tan universal preferencia y que sean tan alimenticios como la NARANJA, verdadero concentrado nutritivo. La NARANJA tiene entre vitaminas y minerales no menos de 23 elementos escenciales a nuestro organismo. La NARANJA es una de las frutas de mayor consumo en el mundo. Su pulpa exquisita sacia el hambre… su jugo dulce y espumoso calma la sed…

Recolección y proceso

En el valle de Coatepec, Ver., hay un ambiente de fiesta en la época de recolección de NARANJA, teniento como marco encantador paisaje veracruzano, que es una sinfonía de luces y colores entre los que se destaca el oro de la NARANJA sobre el verde follaje del árbol y sobre el terciopelo verde que cubre el suelo de esta región. Allí esta la NARANJA, rica, dulce y tostadita por el Sol, esperando que lleguen a desprenderla las manos maestras del hombre. Así son las NARANJAS selectas, henchidas de rico zumo… amorosamente producidas en estas feraces vegas de Coatepec, las mejores NARANJAS que se dan en este privilegiado jardín frutal de México. Su almibarado jugo está destinado a la elaboración del mejor… y más sano refresco de NARANJA que se elabora: ¡MISSION NARANJA!

Aprisionadas en sus huacales, las NARANJAS son llevadas en camiones a la planta “La Orduña”, donde se le estraerá el jugo con la maquinaria e instalaciones más modernas y eficientes.

La Orduña, tierra natal de Mission Orange

Tan pronto como llega la rica carga, los montacargas la distribuyen en depósitos especiales. A partir de los depósitos a las máquinas cortadoras y extractoras de jugo, las NARANJAS son primeramente sometidas a un proceso de lavado y asepsia en tanques con agua y cloro, y luego, bajo procesos mecánicos son cuidadosamente cepilladas para quitarle de sus cáscaras hasta la más fina partícula de polvo y de adherencias, con el fin de que lleguen escrupulosamente limpias a las máquinas cortadoras. El sabroso jugo de la NARANJA veracruzana es sometido a diversos procesos, todos ellos físicos, no químicos, con los cuales no pierde su rico contenido vitamínico.



Verdadero concentrado vitamínico

Entre estos diversos procesos tenemos el de “colado”, para eliminar las sustancias sólidas en suspensión.. El “desaireado”, en gigantescos cilindros al vacío, antes de ser sometido a un proceso científico de pasteurización, en el que quedará libre de bacterias. Todas las fases del proceso del jugo de NARANJA son controladas constantemente, con rigor técnico y con la ayuda del instrumental y equipo más moderno.

En el gran tanque de concentración, el jugo alcanza su más alta depuración y adquiere una consistencia extremadamente densa. Más tarde, el concentrado es inyectado a tanques especiales, donde permanece listo para su envase.

En la misma planta de “La Orduña” funciona un gran laboratorio atendido por químicos especialistas. En este laboratorio se analizan, se prueban y controlan todos los aspectos del proceso del jugo de NARANJA, pues la característica fundamental de Mission de México es su permanente preocupación por entregar, primero, a los embotelladores, y luego al público consumidor, un producto de calidad, sabor y pureza no superadas; razón por la cual los refrescos Mission han llegado a conquistar la preferencia en el país.

El envase del concentrado en barricas especiales de madera, se efectúa siguiendo las mismas normas de control y organización que son típicas de Mission.




Las barricas llenas son almacenadas en depósitos refrigeradores, donde el concentrado conserva sus propiedades naturales, a una temperatura de varios grados bajo cero.

Oportunamente, este mismo concentrado, y después de ser sometido a un nuevo proceso de pasteurización y homogeneización, es envasado en garrafones de cristal, para su transporte a las Embotelladoras de Mission, repartidas en todo el territorio de la República, como la COMPAÑÍA EMBOTELLADORA DEL SURESTE, S.A., de Mérida, Yucatán.

Continúa aquí…

Historia de Yucatán

Deja una respuesta